Crítica militante

Enrique Díez-Canedo, Obra crítica, Introducción y selección de Alberto Sánchez Álvarez-Insúa, Madrid, Fundación Central Hispano, 2005, 512 ps.

La colección de “Obra fundamental” tiene la rara virtud de actuar como un potente faro reflector que arroja luz entre las sombras. Así un notable grupo de escritores que hicieron su carrera literaria simultáneamente a los grandes nombre de la llamada “Edad de Plata” surgen a la luz y pueden ser apreciados en conjunto, o en relación a esos otros “grandes nombres”. hasta cierto punto no es sino un episodio más de la guerra de los cánones. Pero es mucho más positivo constatar que se pone de relieve la contemporaneidad de los espíritus y que, como afirmara Claudio Guillén hace años en “Usos y abusos del 27 (Recuerdos de aquella generación)”, hay que convenir en que “La generación es una sinécdoque, pars pro toto, de alcance demasiado limitado para quienes nos inclinamos hacia el concepto más amplio y totalizador y polifónico de conjunto o sistema literario.” En efecto, la mal llamada generación del 27 era tan sólo un grupo de brillantes amigos, pero estaban rodeados de no menos brillantes personajes literarios. Gracias a esta colección se destacan muchas otras voces, silenciadas por el exilio o que se desarrollaron a la sombra de otras más precoces. En este contexto el volumen de Enrique Díez Canedo (1879-1944) es modélico. Agrupa una parte de los artículos de este crítico fundacional en la estética de la generación. No es casualidad que Don Eugeni Ors le dedicara una de sus glosas sobre los “noucentistes espanyols” y destacara en él su capacidad como traductor y sus estrellas: “Raó, el Bon Gust, la Discreció”. Leídos hoy sus artículos pierden algo de su virulencia comedida, de una gran elegancia. Léase, por ejemplo, su lectura de los resultados “electorales” de la generación del 98 en 1918. Un ensayo de fino estilista para subrayar las paradojas y contradicciones de un grupo de escritores que ha envejecido y estorba. A la Joven Literatura. Es de decir a los suyos. Pero donde Canedo destaca como pocos es su versión de crítico de teatro que escribe antes de bajar el telón el día del estreno. Son esos textos raras joyas que permiten al lector contemplar –casi– por primera vez obras fundamentales de Valle Inclán, Alejandro Casona, Rafael Alberti, Max Aub, García Lorca. Del estreno de Mariana Pineda, por ejemplo, nos informa: “El éxito fue claro y generoso. El autor se negó, muy discretamente, a salir en una llamada a mitad de acto; pero en los finales, y sobre todo en el del acto tercero, recogió las palmas con creces.” Crítico militante de los de antes, sus artículos vieron la luz en los principales periódicos españoles de antes de la guerra. Embajador de la República en Argentina, regresó a España para terminar exiliado en México. Releer sus artículos es un lujo, un archivo de la memoria que son homenaje y testimonio de una civilización perdida.

Enric Bou

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s